Por qué hay que pasar la ITV

La ITV (Inspección Técnica de Vehículos) es una revisión obligatoria periódica que deben pasar todos los vehículos, con el objetivo de comprobar que cumplen con las exigencias mínimas establecidas por la legislación en materia de seguridad y protección ambiental para poder circular por las vías públicas. Los vehículos que deben pasar la ITV son turismos particulares, vehículos para transporte de mercancías, motocicletas y ciclomotores.

La frecuencia con la que se debe pasar la ITV depende del tipo y antigüedad del vehículo. Si la ITV ha caducado, es importante acudir lo antes posible a una estación ITV para actualizarla, ya que circular con un vehículo sin la correspondiente inspección técnica en vigor es una infracción a la normativa y no permite poner al día el seguro del vehículo.

Además, es recomendable realizar revisiones regulares del vehículo, especialmente de los elementos de seguridad, tales como el alumbrado y señalización, el motor y emisiones de contaminantes, los neumáticos, los frenos y la suspensión, el reglaje de la dirección, el funcionamiento de las puertas y los cristales y ventanas.

Subir